carta1_enaguame

Carta n° 1

Querido lector desconocido:

 

Son las 21:40 en la Ciudad de México, escucho la radio y aún hablan del temblor. Fue el jueves, me tiré junto a mi cama por más de cinco minutos, mientras el piso se movía. Pensaba en el columpio de Catalinas, temía por estar en un décimo piso y terminar bajo escombros en segundos. La fragilidad y lo efímero revuelto en mi mente en aquella medianoche.

El viernes desperté y recordé que estoy por cumplir 30, que necesitaba retomar la escritura de cartas y que procastinar las palabras sería una irresponsabilidad, ahora que vivo sola, que tengo mi cuarto propio. Por eso te escribo, sin saber tu nombre, pero deseando recibir respuesta.

Escribí mi primera carta a los 19, cuando tomaba una decisión importante en mi vida, pero me faltaba valor para darle voz. Se la escribí a mis papás, ellos respondieron con acciones, gestos; nunca con tinta ni papel. Después le escribiría a mi hermana, a D. ; ellos tampoco respondieron. ¿Es tan difícil vaciar nuestros sentimientos sobre una hoja? A mi me gusta hacerlo. Conversar conmigo misma y el papel, hacer catarsis mientras mis dedos se manchan y cansan. Tejer la ilusión de que algún día tu y ellos contestarán.

Créeme, he aprendido a ser paciente, a tolerar ese capricho de tantos por callar o guardar lo que sienten hasta que el tiempo se encarga de borrar, olvidar y reemplazar por la urgente actualidad. Se que el presente es importante, que vivir con los ojos viendo el cielo del día es una guía necesaria, pero ¿acaso cada hora pasada no es responsable de nuestra esencia? Todo lo vivido hace un minuto nos forma y transforma, entonces cómo no regresar a las cosas dejadas a medias, esas acciones que no ejecutamos por miedo, inmadurez; o porque “mañana lo hago”, pero la mañana nunca llega o quizá sí, pero importa más el tráfico para regresar del trabajo a casa.

No sé muy bien si ésto tiene sentido, me he dispuesto a no volver hacia las líneas anteriores. El ejercicio de escribir cartas debe ser fluido, no racionalizado. Así me gustaría que me respondas.

carta1_enaguame

Tu, usted, vos; persona desconocida que lee esta carta y si deseas, puedes responder, enviándome un correo, porque ahora no estamos para gastos extrageográficos, mas sí para aprovechar la tecnología y su beneficio de borrar brechas. Pero, quiero pedirte que escribas en papel, que me envíes una fotografía de tu carta y que también hagas el ejercicio de escuchar la radio, mientras los “hechos históricos” suceden y tu construyes los propios. Si me das permiso, publicaré un fragmento de esa carta y la prueba de tu caligrafía.

Sueño con crear un libro colectivo con mis cartas y las tuyas. Un epistolario comunitario, en el que no estemos condicionados por países, fronteras o idiomas.

Te piensa sin conocerte,

Os.

-*-

10.09.2017

Venga, valiente ¡anímate a comentar!