Categoría: Guías informales

Guía para viajar a Ecuador de mochilerx

Diversidad es mi palabra favorita para resumir tres meses de recorrido por Ecuador, el cuarto país más pequeño de Suramérica pero uno de los más ricos en naturaleza e identidad cultural. Sí, con tan sólo 283 561 km2 concentra parte de la grandeza de la Cordillera de Los Andes, está rodeado por las tibias aguas del Pacífico Sur, es hogar del valiente pueblo Shuar en su Amazonía y a su exuberante isla Los Galápagos le debemos parte de la Teoría de La evolución, desarrollada por el naturalista inglés Charles Darwin.

 

Si todos estos motivos no te terminan de convencer, agrégale que su gente es muy servicial, que sus carreteras son las mejores por las que he viajado en toda la región y que, soy mujer y viajé con Ramona (mi cámara) y Mandarina (mi mochila) sin ningún problema y además, nunca me sentí sola porque me sobró gente cariñosa y gentil con quien compartir camino.

¿Cómo ir con poco y regresar con mucho de Uruguay?*

Si llegas aquí buscando una guía súper especializada; con listado de hoteles, restaurantes o lugares turísticos, creo que saldrás desilusionado. Esta mini-guía práctica la escribo desde mi experiencia, después de 10 días viajando a Uruguay; haciendo autostop, compartiendo con gente local y gastando sólo en detalles básicos como comida y transporte. Cero lujos, mucho aprendizaje, sonrisas y ganas de quedarme un ratico más. Si esto te anima, bienvenido a mi primer intento por hacer una guía.

 

Gastos totales: 140 USD.

Medios de transporte: barcos, buses

y muchos autos con familias y personas solidarias.

Época: invierno.

Mis cinco favoritos en Cuenca

A la ciudad de Cuenca se le conoce por ser Patrimonio de la Humanidad, por ser uno de los lugares preferidos de jubilados europeos y norteamericanos para pasar su vejez y, también, por ser considerada la ciudad más costosa de Ecuador. Sin embargo, hay alternativas gratuitas y muy accesibles para las que sólo debes activar tus sentidos.

Recuerdo que en mis primeros días la ciudad sólo me olía a pan, sus calles empinadas me recordaban a San Cristóbal y su ritmo pausado actuaba como un augurio: sentía que había regresado a la Mérida de mi adolescencia. Tras más de una semana de convivencia quise hacer una lista de esas cosas que disfruté gastando poco y que quedarán como marcas en mi memoria.