Categoría: Vaivenes

diez-enaguame

Diez de la mañana

Que no haya engaño.

La separación nos pertenece

Rafael Cadenas

 

Él caminaba hacía mi, despacio, y sin embargo podía ver sus cabellos moviéndose en dirección a mis ojos, sentía una podredumbre en el pecho, una sensación imposible de deletrear porque no alcanzaba un nombre para ella. Desde aquella tarde de febrero su mano no acariciaba mi mejilla y, entonces, de imaginar cómo sería el reencuentro el estómago se me descomponía, una calentura me subía por las piernas. Revoloteaba su sombra en el suelo, en las orillas del envejecido malecón y cuando ya podía verle los ojos rodeados de una mancha blanca, un paisaje negro apareció como una transición en una pantalla de cine.

almendra-enaguame

Almendra

I

¿Seguirían siendo los mismos?

No, él estaría más calvo y con la barriga más flácida. Ella, seguro no podía ocultar las canas debajo del tinte oscuro y sus dientes estarían más picados de lo habitual. El viaje de regreso a aquella casa de la infancia me provocaba un remolino de presentimientos, precipitaciones estomacales que me subían hasta la cabeza y me nublaban la vista.

Y vos, muchachita ¿cuándo te vais a casar? *

Lire le français

Hace algunos meses las conversaciones telefónicas con mi abuela terminaban con esa pregunta, porque claro; los primos de mi generación están bien casados, con hijos y casa y, los que no, están comprometidos o salen con alguien. Y, ¡qué bueno! Cada quien construye su felicidad y cotidianidad como mejor le parece, de eso se trata la libertad, ¿no? De poder elegir, de sonreír cuando tengamos ganas y con quien tengamos ganas.

En mi familia – y en la gran mayoría de este lado del charco- se nos enseña a estudiar, a trabajar desde chicos si hace falta, todo con un propósito: tener un título, conseguir un buen empleo, conocer a alguien “que te represente”, para después casarte, tener hijos y garantizar tu vida con tu futura jubilación. Ah! Y, lo más ¿gracioso?, cuando tengas una hija regálale una nenuco (esos bebés de cabeza pelada que vienen con tetero y pañales) para que se vaya ejercitando desde chica.