Guía para viajar a Ecuador de mochilerx

Diversidad es mi palabra favorita para resumir tres meses de recorrido por Ecuador, el cuarto país más pequeño de Suramérica pero uno de los más ricos en naturaleza e identidad cultural. Sí, con tan sólo 283 561 km2 concentra parte de la grandeza de la Cordillera de Los Andes, está rodeado por las tibias aguas del Pacífico Sur, es hogar del valiente pueblo Shuar en su Amazonía y a su exuberante isla Los Galápagos le debemos parte de la Teoría de La evolución, desarrollada por el naturalista inglés Charles Darwin.

 

Si todos estos motivos no te terminan de convencer, agrégale que su gente es muy servicial, que sus carreteras son las mejores por las que he viajado en toda la región y que, soy mujer y viajé con Ramona (mi cámara) y Mandarina (mi mochila) sin ningún problema y además, nunca me sentí sola porque me sobró gente cariñosa y gentil con quien compartir camino.

Déjate tentar por Ecuador y recórrelo sin prisas con esta guía que resume datos útiles, vivencias y algunos precios que seguro te facilitarán el viaje. ¡Vamos!

¿CUÁNDO?

Salí de la capital argentina un 15 de noviembre de 2016 sin boleto de vuelta. Mi única intención era probar una nueva manera de viajar: sin prisas y abierta a nuevas alternativas para rendir aún más mi presupuesto.

¿CÓMO?

He recorrido Suramérica en bus y no me arrepiento para nada. Viajar en bus es una opción económica y mucho más si se trata de distancias largas. Te aseguro que durante el primer día te consigues par de compañeros de charla o posibles aventuras.

Mi lugar de salida fue la terminal de Retiro, en un día de primavera porteña, con pajaritos cantando mi hastaluego.

¿CUÁNTO?

Quizá esta sea la parte menos cómoda. De Buenos Aires a Lima tardé unos tres días y de allí a Guayaquil fueron unas 24 horas más. En total, la travesía fue de casi 80 horas.

Pero eso sí, tienen la posibilidad de hacer parada en la capital peruana y descansar unas horas hasta la salida del próximo bus. Yo lo hice y fue mucho más llevadero, además los precios Lima-Guayaquil son mucho más económicos, créanme que se ahorrarán unos cuantos pesos.

 Mi recomendación: Lleven buenos libros, disfruten el paisaje y hagan buenos compañeros de viaje.

¿DÓNDE ME HOSPEDO?

En el patio de mi couch Miguel Ángel con Perrine y Benoit

¡Couchsurfing, por supuesto! Desde que conocí esta comunidad viajera no me canso de recomendarla. Aunque en los últimos años se ha ganado malas críticas por supuestos filtros de información o por perder el espíritu de intercambio que identificó sus inicios, desde mi humilde experiencia nunca he tenido problemas ni me han enviado mensajes de “quieres dormir conmigo en mi cama”, como también se ha divulgado.

Mi recomendación: Crea un perfil con información sólo referida a tu interés por viajar, sin dar detalles de tu vida personal. Al fin y al cabo, por eso estamos en la comunidad, para viajar, conocer cómo vive la gente local e intercambiar gustos y no para andar de conquista como se ha querido tergiversar. Al menos, ese es mi interés con Couchsurfing.

Ecuador también es un caso excepcional. Su gente es tan servicial que se van a dormir a casa del primo y te dan la llave de su habitación, sin cobrarte ni un dólar. ¡No miento! Etsa además de ser mi guía por el Oriente ecuatoriano también me dio las llaves de su residencia para quedarme por una semana en Cuenca.

Pero si te gusta quedarte en hostel, en todo Ecuador encontrarás muy buenas opciones entre $8 y $10 en habitaciones compartidas o hasta $35 si eres de los que se complica durmiendo con muchos y compartiendo el mismo baño.

¿CÓMO ME MOVILIZO DENTRO DEL PAÍS?

De nuevo, en bus. En ciudades grandes como Guayaquil y Quito los transeúntes disfrutan del sistema eléctrico conocido como “El trole”, que asegura un buen servicio utilizando una tarjeta electrónica precargada.

🔕 Sin embargo, en horas picos (8-10am./ 5-7pm.) no se los recomiendo, a menos que deseen conocer la parte más salvaje de los ecuatorianos: empujones, puteadas y hasta hurtos. Yo sobreviví a varios episodios sin un rasguño, pero a un amigo que viajó después le sacaron lo que llevaba en su bolsillo trasero, incluyendo dólares y las llaves del departamento en donde se alojaba, y con una habilidad tal que se enteró al llegar a la puerta del edificio.

En ciudades pequeñas como Cuenca, Baños de Agua Santa o Sigchos también hay servicio regular de buses que te acercan a pueblos o ciudades cercanas.

En todos, Trole y buses a gasoil, la tarifa es de 25 centavos de dólar. En la costa la variación  es mínima (5 ctvs +).

Un detalle curioso es que en ningún bus te dan el ticket o tarjeta para reclamar tu mochila. Una lección más para confiar en la gente o un motivo extra para ser buen compañero de viaje.

Los precios de boletos para viajes largos dentro de Ecuador se rigen por hora y no por kilómetros. Al momento de mi recorrido, la hora estaba entre $1,15 y $1,50 y considerando que las distancias más largas, entre una ciudad y otra, no superan las 10; nunca pagarás más de $15 por un ticket de bus dentro del mismo país.

¿QUÉ COMER?

Sopa de habas y arvejas

Llegamos a una de mis partes favoritas: la comida y los mercados locales. Durante tres meses viajando por Ecuador habré comido en un restaurante unas 3 o 4 veces, el resto del presupuesto destinado para este sabroso propósito se lo aboné a doña Narsisa, Cristina, Nicacia o Eloisa; mujeres trabajadoras que alimentan día a día a centenares de personas, desde las 7:00 am.

Integrarse a la cotidianidad de los mercados locales es el intercambio cultural más enriquecedor al conocer un nuevo lugar. Ser parte de sus comedores, conocer las historias de vida de quienes preparan los alimentos y aprender cómo los condimentan es, para mi, el documento visual, auditivo, texturizado y multicolor más suramericano que existe.

En los mercados el plato más “caro” equivale a $2, tanto si es para desayunar o almorzar y visitándolos a diario descubres maravillas como la vecina que llega a las 6:00pm. a vender guiso de carne con papas por $1.

Aquí una lista de mis sabores preferidos:

  • Encocado de camarones, acompañado por arroz, ensalada y jugo de naranja. Mercado Caraguay, Guayaquil.
  • Encebollado (sopa espesa de pescados o mariscos, con plátano verde licuado y mucha cebolla), acompañado por arroz con salchichas y jugo de mora. Mercado 27 de febrero, Cuenca.
  • Tortillas de papa o mote (una variedad de maíz), ensalada e infusión. Bulevar a las fueras del Mercado 9 de octubre, Cuenca.
  • Sopa de camarones + plato principal con menestra (frijoles/granos guisado), acompañado de arroz, ensalada y jugo de maracuyá. Mercado Santa Clara, Quito.
  • Empanadas de queso fritas. Malecón en Salinas.
  • Humitas (bollitos de maíz) con queso. Calle de Las herraduras, Cuenca.
  • Tortillas de maíz con anís y queso. Mercado 10 de agosto, Cuenca.

¿QUÉ CONOCER?

Después de repasar la información útil y más importante al momento de conocer un país nuevo, te presento una lista de los lugares que más me gustaron. No es una lista definitiva, pues cada uno tiene intereses distintos, pero sí me propondré a narrar lo que sí me gustó y lo que no, pese a toda la promoción turística que tenga.

Me gusta esa definición de los “saltos de programa” que describe Beatriz Sarlo en su libro Viajes, esos lugares que el folleto turístico no promociona pero que pueden brindarte una experiencia única.

🔆 COSTA

Costa de Salinas

Guayaquil: Con más de 3 millones de habitantes, es la ciudad más poblada del país. Es también puerto y epicentro económico de Ecuador, tanto que se le conoce como “capital financiera”.

Lo que más recuerdo son los gritos de “¡a 25 centavos el agua!” en todas sus calles y avenidas, porque tienes que prepararte para SUDAR: la temperatura promedio anual es de 30° C y la humedad es de 75%.

❢Aún así es una ciudad con mucha energía, llena de personas optimistas y alegres y con opciones culturales tan interesantes como pasear y descubrir la oferta de museos en su Centro Histórico, comer rico y abundante en sus mercados locales y aún más: conocer la Isla Santay, que fuera hogar de Simón Bolívar y que fue recuperada hace poco para bienestar de las familias que todavía viven allí.

Ruta Spondylus – antiguamente Ruta del Sol: Con un circuito de más de 20 playas tibias y de arenas multicolores, es el destino más querido por jóvenes y familias. Moverse de una a otra es bastante sencillo; desde tomar un bus por no más de $4 hasta hacer dedo o inclusive ir caminando (de Montañita a Olón son apenas 20 minutos a pie).

❢ Aunque no pude recorrer la ruta completa, puedo recomendar Salinas por su tranquilidad, agua cristalina y ambiente familiar. Puerto Rico es chiquitita e invisible en el mapa, sin embargo allí pasé unos días hermosos gracias a mi anfitrión de Couchsurfing y dos voluntarios franceses. Cerca tienes el Parque Nacional Machalilla y la paradisíaca playa Los Frailes te espera para cobijarte y relajarte. El acceso es gratuito y lo más divertido es hacer el sendero largo porque conocerás otras playas, exploradas por pocos.

🔕 Aunque Montañita es la reina de la ruta, a mi no me embrujó como a los cientos de extranjeros que llegan durante todo el año a disfrutar del surf, la música y el ambiente festivo. Me pareció excesivamente turística, sucia y cara. Pero ¡ojo! si tu idea es hacer algo de plata vendiendo artesanías o tomando fotos en alguna disco, es muy buena opción.

Si puedes llega hasta la provincia de Esmeraldas, yo quedé con ganas por toda la magia que la envuelve: playas de arenas completamente negra, palmeras,mucho coco y una historia de población afroamericana por descubrir.

🔆 SIERRA

Parque El cajas
Jardines del Museo Pumapungo en Cuenca

Mi corazón está en la montaña, así que esta región es mi preferida. El Parque Nacional El Cajas es realmente encantador, con sus altas montañas, su espesa neblina y sus más de 200 lagunas por observar.

El acceso es gratuito y puedes dormir en su refugio por $4, mi recomendación es que lleves mucho abrigo porque el lugar sólo tiene lo necesario (camas, cocina, baños).

Las calles de Cuenca, con sus librerías y cafés, con su aire bucólico y al mismo tiempo cosmopolita por su diversidad de habitantes es otra parada más que obligada.

❢ Mis paseos preferidos fueron El mirador Turi, el Museo de la Antigua Catedral, su Centro Histórico y sus mercados locales.

El cantón o provincia de Cotopaxi atesora a la laguna Quilotoa, volcan extinto que en su cráter almacena un enorme espejo de agua, tan intenso y salpicado de neblina que creerás estar en un sueño.

Quito es la capital suramericana con el Centro Histórico más conservado de Suramérica. Su arquitectura imponente, cuidadosamente restaurada, la hacen excéntrica para cualquier cámara fotográfica. Caminando por sus calles, el Centro Cultural Metropolitano sobresale por sus exposiciones llamativas y La Ronda te invita a reencontrarte con la gastronomía típica latinoamericana.

El barrio La Mariscal también se deja recorrer a pie, para admirar su arte callejero elegante y moderno, el arte visual y étnico de la Casa de la Cultura también es una alternativa y a pocos metros se llega al Bulevar de las Naciones Unidas, con exposiciones itinerantes y muchas opciones de entretenimiento nocturno.

🔕 Baños de Agua santa: Para mi, el destino más caro y sobrevalorado de Ecuador. Mucha gente, muchas agencias de turismo y mucha vida nocturna. De no ser por mi voluntariado en una fundación infantil y por un grupo de europeos que conocí, me hubiese marchado en pocos días.

Pero, si llevas suficiente dinero y te gusta la aventura, Baños te ofrecerá un sinnúmero de opciones que van desde rafting, cayoning y paseos a caballo.

🔆 ORIENTE

Niños shuar

Convivir con comunidades Shuar ha sido la mejor ganancia de estos años de viaje. Conocer cómo viven, qué hacen en su día a día e integrarme a su cotidianidad, hasta ganarme la oportunidad de cocinar para ellos, son experiencias únicas que tu también puedes vivir.

❢ Gracias a las redes sociales pude hacer el contacto y ¡atención!, no tuve que pagar ni un dólar para compartir techo, comida y muchas aventuras. El pueblo Shuar es generoso, humilde, amoroso y comprensivo; sin su orientación y recibimiento nada hubiese sido posible.

Las comunidades visitadas fueron Yokuteis, a 45 minutos de la ciudad de Sucúa y San Luis, a una hora y media de Macas, capital de la provincia amazónica de Morona Santiago.

Mi recomendación es llegar con alguien conocido por la comunidad, debido a que son comunidades muy celosas con la visita de gente ajena a su cultura. Una vez allí, respeta sus costumbres, integrate a sus labores y sé un testigo de su historia.

Si puedes ve al Parque Yasuní, ubicado entre las provincias  Pastaza y Orellana, considerado una de las reservas más biodiversas del planeta con más de 500 especies de aves distintas. Además, es hogar de varias tribus indígenas.

¿QUIÉN QUIERE IR A LOS GALÁPAGOS?

¡Yo!, pero mi presupuesto mochilero no dio para pagar los $100 de ingreso y mucho menos las tarifas de vuelos directos hasta el archipiélago. Si tu los tienes o gozas de una ayuda misericordiosa, ve y comparte todas tus emociones con la comunidad viajera.

 

¿Estás preparado para decir sí a Ecuador? 

Recuerda compartir tu experiencia al volver (:

Venga, valiente ¡anímate a comentar!