Yo, Os

(srta.Enagua)

A) Osjanny, chica seria

Mi nombre es Osjanny Montero González y me gusta contar historias. Nací en Mérida, Venezuela, y estudié Comunicación Social. Cuando tenía 8 años, ni pensaba que algún día diría “tengo 30”, pero ya en 2017 el calendario biológico me viene lanzando la advertencia. Y en vez de gritar o caer en la negación, siento satisfacción.
Viajé por Cuba y Suramérica; unas veces acompañada y otras muchas abrazada únicamente a mi mochila. Conocí nuevas formas de ver y escribir el mundo, comprendí que viajar es el mejor ejercicio para descubrir historias y ser parte de ellas y que el dinero es una excusa y que la mejor guía turística soy yo misma y mi sed de entender y escuchar al otro. Algunos me dicen que hago Periodismo Antropológico, para otros son viajes rurales, pero si me preguntan a mí, es sólo que me cansé de ver las noticias en la TV, de escuchar a los políticos que pocos saben de mercados y buses y de estar encerrada en una sala a la espera del “batacazo informativo”. Yo decidí documentar el mundo con mis propios ojos y vivencias, sin número de estrellas en hoteles ni pasajes de aviones asegurados.

Yo-Os
Me gusta contemplar la cotidianidad de los lugares, por eso a veces prefiero quedarme mucho tiempo en un mismo país. Viví 3 años en Argentina.  Compartí mi tiempo entre un postgrado en Crítica y Difusión de Artes, viajes en trenes, cafés con medialunas y noches de milongas y vinos.

Ahora vivo en México. Ya son 10 países recorridos, pero mi mapa sigue titilando hacia destinos lejanos como Asia y África.

La sala de redacción quedó atrás. Ahora colaboro a distancia con revistas digitales, corrijo textos literarios y trabajo en proyectos independientes que me permitan sostener esta necesidad de documentar nuestro mundo y escribir nuevas historias.
Siempre tengo proyectos en desarrollo. Escribo mi primer libro de crónicas de viajes– y ya conspiro en un segundo dedicado al género epistolario- estoy por llegar a una versión definitiva de mi primer largometraje y desde enagua.me tengo intenciones de construir una comunidad virtual para compartir lecturas, películas y demás viajes que nos inspiren y permitan comprender la realidad que nos rodea.

Si te interesa ver mi portafolio para desarrollar ideas en conjunto, puedes visitar mi cv en línea o visitar mi perfil en LinkedIn.

B)  Os, srta.Enagua

Como nací en un valle, me gusta creer que tengo corazón de montaña. Lloro cuando veo la neblina, no importa si el frío me da calambres en las rodillas o si el asma no me deja dormir. Tampoco me molesta llegar de última a la cima, porque bien lo canta Fito “lo importante no es llegar, lo importante es el camino” y “siempre es más entretenido y más barato”.
Cuando llueve me quito los zapatos y doy vueltas en los parques, no pienso en resfriados ni me acuerdo de los regaños de mi mamá. Cuando me atacan mis migrañas, las mato con helados y chocolates. En noches de insomnio salgo a caminar, no me frenan ni las 00 hrs ni las 03, el miedo es un asunto mental, me lo enseñó Leticia en Uruguay.

Yo-Os
Sueño con viajar por Asia y recoger arroz, no me interesan los plazos fijos para casas o autos de lujo. Tampoco me veo con barrigas de nueve meses ni dolores de parto-la verdad ya sufro mucho con mis cambios hormonales-. No quiero un marido ni una boda en Cancún. Yo lo que quiero es un compañero para caminar juntos de la mano y besarnos en cada atardecer, aquí en México o en la mismísima Tailandia. En 20 minutos estoy lista para salir, no me hacen falta espejos ni polvos para ocultar mis pecas. Hace años dejó de importarme el rímel o el pintauñas. Apenas si me pinto los labios, apenas si me peino. Es parte de la herencia porteña.
Y de Buenos Aires aprendí la crítica, el no quedarse callado, los beneficios del “puteo responsable”. Hablo cuando lo creo necesario, hago berrinches porque sí, doy consejos a mis amigas, paso de la poesía de Pizarnik a las letras de Gustavo. Sí, porque no hay voz más sensual que la de Cerati ni ángel más dulce que Natalia. Y si necesito reconciliarme con la poesía,escucho a Drexler y si quiero enamorarme me basta observar unicornios en las nubes.
Me da bronca la desigualdad en el mundo, a veces quisiera repartir muchos golpes pero me calmo y me refugio en Mafalda, en los libros y en el cine. Entonces lloro como niña chiquita y me hago una sopa. Si me ves concentrada en la cocina, no te metas por favor. Espera a que te llame y dime la verdad, no soporto la condescendencia ni mucho menos la lástima.
Hace 9 años dejé de ver TV, pero amo ir al cine o descargarme series y películas. Soy fan de Almodóvar, Polanski y kar-Wai. No se equivoquen, ni comeflor ni hippie. Valoro más la mente que unos buenos bíceps.
Viajando le perdí miedo a las cucarachas. Ahora dejo la ventana abierta para que entren grillos y mariquitas, también para que los pajaritos me canten por las mañanas. Tengo muchas manías, entre ellas necesitar un escritorio, mantener el orden en la cocina y pedir abrazos o gritar cuando lo necesito.
Nunca soltaré a la escritura, si alguna vez lo hago será mi advertencia de muerte. Tampoco dejaré de amar ni mucho menos soñar. Van Gogh dijo “Sueño mi pintura y pinto mi sueño”.

Yo-Os

Yo sueño con historias. Las escribo al despertar.
Sueño con un mundo libre. Viajo para demostrar que es posible.

Me encanta recibir cartas de todo tipo, tradicionales en papel con listones perfumados o las llamadas modernas -mails, mensajes en fbook con emojis-. Para las primeras, escríbeme y te paso mi dirección postal y para cualquiera de las dos estas son las vías: os@enagua.me o inbox.